Sello ganador categoria pericom.uy
Suscripción
Enviar
Recetas

Tercera edad

.
Tercera edad

Se considera adulto mayor a toda persona cuya edad cronológica corresponda a 65 años o más. Pero sin embargo, debido al aumento de la esperanza de vida y a la heterogeneidad del envejecimiento se pueden distinguir tres grandes grupos para clasificar a las personas mayores.


Ancianos jóvenes: Entre 65 - 74 años

Ancianos: Entre 75 - 84 años

Ancianos viejos: Personas de más de 85 años

Aunque el paso del tiempo es el mismo para todo el cuerpo humano, no todos los órganos sufren sus efectos de la misma forma. Estos efectos acostumbran a tener un carácter progresivo y en muchos casos irreversibles, y suelen afectar de una forma u otra a la alimentación y/o la fisiología de la nutrición.

¿Qué cambios sufre el adulto mayor?

.

Cambios en la estatura y el peso corporal.

A partir de los 60 años hay una disminución progresiva de la talla, se estima que se pierde 1cm o más por década.

Esta disminución se relaciona con la curvatura de la columna vertebral y el aplanamiento de las vértebras. A su vez, el peso corporal comienza a descender paulatinamente a partir de los 70.


Cambios en los compartimentos corporales.

Se produce un aumento de la grasa visceral y disminuye la grasa subcutánea. Disminuye la masa muscular debido a la disminución de la proteína del músculo y a la menor actividad física.

Se evidencia una disminución de la masa ósea a causa de la desmineralización de los huesos.

Disminuye el agua corporal total, por lo que el adulto mayor cuenta con una menor capacidad para mantener el balance hídrico, de manera que las personas mayores son más susceptibles a la deshidratación.


Cambios en el aparato digestivo

Se destacan algunos de ellos:

1. Xerostomía, o sequedad de la boca.- Es un problema común en los ancianos debido a la disminución de la secreción salival.

2. Pérdida de piezas dentarias

3. Atrofia progresiva de las papilas gustativas.- Produce cambios en la sensibilidad a los sabores dulces y salados, lo que a veces conduce al consumo de alimentos muy salados y/o azucarados.

4. Disminución de la motilidad intestinal

5. La atrofia del músculo propulsor y cambios en células que producen moco a nivel del intestino, provocan cambios estructurales (divertículos) y funcionales (estreñimiento).

6. Saciedad precoz.


Cambios en los órganos de los sentidos

La vista, el gusto y el olfato disminuyen con la edad, pudiendo esto interferir en la palatabilidad de diferentes alimentos y modificar el comportamiento alimentario.


Cambios psico- sociales

En la vejez son frecuentes las alteraciones emocionales, depresiones u otros trastornos; aspectos éstos que también puede repercutir sobre el estado nutricional.

En lo que tiene que ver con lo social, en general se da el retiro laboral, que puede condicionar al adulto mayor a contar con menores ingresos, sentir que ha perdido su rol en la sociedad o en la familia. En relación con la nutrición se podrá ver dificultada, la compra y la preparación de los alimentos. Por lo tanto es más fácil que los alimentos se seleccionen por su precio, sencillez en las preparaciones, tiempo de conservación y no en función de sus cualidades nutricionales. Todo esto explica que se realicen dietas monótonas y desequilibradas en lugar de dietas variadas y completas.

¿Cómo valorar el estado nutricional del Adulto Mayor?

¿Ha perdido peso en el último tiempo?


Los cambios en el peso y en especial los recientes, pueden indicar cambios nutricionales significativos.


% de pérdida de peso = (Peso habitual - peso actual) / peso habitual X 100

¿Entre que valores debe encontrarse su Índice de masa corporal?

IMC= peso (Kg)/ altura2 (mts)


Índice de masa corporal ideal para personas mayores de 65 años: 23- 28


¿Cuánto debe medir su cintura?

Circunferencia de la cintura .- Debe ser menor a 100 cm.


¿Que otros aspectos son importantes?

- Situación de los lípidos en sangre (colesterol, triglicéridos, HDL)

- Estado de las proteínas en sangre (albúmina, transferrina, hemoglobina)

- Mantener las glicemias normales (azúcar en sangre).


Es importante que la valoración del estado nutricional sea realizada en forma completa, analizando todos los parámetros posibles. Por lo tanto es importante que consulte al equipo de salud periódicamente.

Desnutrición en la persona de edad avanzada

Desnutrición en la persona de edad avanzada

La desnutrición es el trastorno producido cuando existe un desequilibrio entre el aporte de nutrientes y las necesidades del individuo, motivado por una dieta inapropiada o porque el organismo utiliza defectuosamente los nutrientes. La desnutrición provoca en este grupo de población un deterioro muy rápido e importante de la función inmunitaria y favorece la aparición de enfermedades.


La prevención y la detección precoz de cualquier malnutrición (por déficit o por exceso), así como el control y seguimiento periódico del adulto mayor, son las principales herramientas de trabajo para evitar complicaciones de la salud y para conseguir que "las personas mayores de 65 años de edad tengan la posibilidad de gozar de todo su potencial de salud y jugar un papel activo en la sociedad".


¿Cómo se previene la malnutrición en el adulto mayor?


- Realizando una dieta equilibrada, suficiente y agradable, adaptada a las necesidades individuales

- Detectar los hábitos alimentarios erróneos y corregirlos

- Evitar las dietas muy restrictivas, salvo que sea estrictamente necesario.

- Asegurar la ingesta de líquidos

- Siempre que sea posible realizar comidas en compañía y en lugares agradables.

- Mantener la higiene bucal y una vigilancia periódica de la dentadura o prótesis dentales.

- Consumir preparaciones atractivas (colores, aromas y sabores agradables)

- Valorar su estado nutricional anualmente, o con mayor frecuencia si existen cambios bruscos en el peso corporal.



Recomendaciones generales para la población adulta:

- Mantener un peso corporal saludable.

- Consumir más agua, por lo menos 8 vasos por día (aunque no sienta sed). Salvo contraindicación médica.

- Los lácteos deben ser preferiblemente descremados (leche, yogur y queso).

- Seleccionar preferentemente carnes blancas (pescado y pollo sin piel).

- Consumir preferentemente hidratos de carbono complejos: pan, leguminosas y cereales.

- Consumir diariamente alimentos ricos en fibra como frutas y verduras.

- Huevo: no consumir más de 2 unidades semanales.

- Realizar como mínimo 4 comidas diarias.

- Incluir diariamente aceites vegetales crudos.

- Evitar el consumo excesivo de grasas animales, sal, azúcar, golosinas, dulces.

- No consumir alcohol en exceso.

- Comer despacio, masticando bien los alimentos.

- Siempre que sea posible, es importante realizar algún tipo de actividad física como caminar, realizar tareas de jardinería o tareas en el hogar.









Bibliografía consultada

- Mahan K., Escott - Stump S. Nutrición y Dietoterapia de, Krause. 10 ma. Edición. McGraw-Hill Interamericana. 2001. Mexico.

- Barrera J, Osorio, S. Envejecimiento y nutrición, Rev Cubana Invest Biomed;26(1):, Artemisa, 2007, La Habana, Cuba.

- Programa de atención a las personas mayores. Ministerio de Sanidad y Consumo. Instituto Nacional de la Salud. Madrid, 1999.

- Manual para la Promoción de Prácticas Saludables de Alimentación en la Población Uruguaya, MSP, Montevideo, Uruguay, 2005.

Comentarios

Publicado por carlo wilson, 30-09-2012 | 06:39

por fabor escrivir con letras mas grandes muchas gracias.

Publicado por judith, 02-05-2012 | 11:26

toma

Mostrando: 2 - 2
Página 1 
Destacados
Miamamma
i2es
Alimenta.com.uy
© 2010 - todos los derechos reservados - info@alimenta.com.uy Premio Pericom al mejor sitio web uruguayo rubro: Salud (año 2008 y 2010) .